Por Tania Díaz Castro

A escasos días de oficializarse la ocupación militar de Estados Unidos en Cuba, el generalísimo Máximo Gómez no había descubierto que los cubanos tenían ante sí la muy difícil tarea de convertir en nación a un país totalmente en ruinas. Entonces le envió al líder de la emigración José Dolores Poyo la última página de su Diario del 8 de enero de 1899 donde le dijo: ¨Nuestros mal que los llamados aliados nos condenan al más triste papel porque, a mi juicio, su intervención no revela más que ¨un gran negocio¨.

Pero Cuba había perdido por la guerra más de 300 mil habitantes, uno de cada cinco personas y se habían convertido en cenizas casi todos los ingenios azucareros que representaban la economía de la isla.

Se perdieron más de un millón de cabezas de ganado, el 90 por ciento de la superficie sembrada de caña, tabaco, café, viandas y hortalizas y también de las reses de todo tipo.

Necesidad de apoyo económico externo

Nadie dudaba de que Cuba necesitara de fuertes aportes de capital para la rehabilitación y modernización de sus industrias y que la intervención americana norteamericana resultaba lo ideal para dichos propósitos.

No olvidemos que el capital español del país se había retirado de Cuba, así como los capitalistas europeos, cuando España había aportado en ocasiones hasta el 75 por ciento del presupuesto de la Península.

Cuba bajo la intervención norteamericana

¿Qué hicieron entonces los americanos, tan cercana Cuba a sus tierras, que no fuera atender la agricultura, la ganadería y aportar un capital para que las industrias pudieran pasar a manos de los cubanos? Comenzaron por resolver los problemas de saneamiento más urgentes y no es mentira que la población cubana contribuyera con las iniciativas de los Estados Unidos en todo momento, a partir de que el estado material de la Isla fuera realmente alarmante.

Por ejemplo, se sabe que en 68 días, el servicio sanitario de Oriente removió más de cien mil cadáveres de animales y personas abandonadas y que el general estadounidense James H. Wilson, que tomó los datos sobre el terreno, expresó: ¨Nadie ha comprendido todavía cuán profundo fue el esfuerzo de Weyler para aniquilar por hambre al pueblo cubano¨.

Ayuda para revertir el desastre

Solamente en La Habana y Santiago de Cuba se calculaba que había miles de personas hambrientas, donde se propagaban las epidemias y que el general Wood repartió con urgencia miles de raciones de comidas diarias y entregaba a cada familia campesina yuntas de bueyes, arados, gallinas, gallos y elementos de cultivos para sobrevivir. Ya en septiembre de 1899, se decía que ¨la reconstrucción material del país se sentía optimista y miraba sin recelo el porvenir¨.

Cuba bajo la intervención norteamericana

Estados Unidos invertía en Cuba unos cincuenta millones de dólares y en 1909 excedían los doscientos millones. Nadie dudaba que dichas inversiones fueran imprescindibles para echar a andar la economía cubana. En 1902, por ejemplo, el famoso Tratado de Reciprocidad Comercial había servido de gran estímulo a una actividad comercial que alcanzó altos niveles de desarrollo. Gracias a esto Cuba importaba productos norteamericanos como maquinarias, equipos, cárnicos y sus derivados, pienso, fertilizantes, cemento, etc., y exportaba a Estados Unidos azúcar, tabaco, frutas, miel maderas y otros. Dicho Tratado comercial, según los economistas de la época, fijó reducciones de precios a numerosos productos que Cuba importaba y de forma igual para los productos cubanos que importaba EEUU, o sea, que el Tratado disfrutaba de libertad de derechos.

El Tratado Comercial de productos se amplió en 1909, se modificó en 1934 sin sufrir grandes cambios y terminó en 1959, con el gobierno comunista de Fidel Castro.

Pese a las opiniones de Máximo Gómez, en junio de 1901, cuando circulaba en Cuba el primer tranvía eléctrico, el gobierno interventor convocó a elecciones presidenciales, donde reconoció el sufragio universal y se presentaron como candidatos Bartolomé Masó, Máximo Gómez y Tomás Estrada Palma.

Tania Díaz Castro. Santa Fe, mayo 2022.

Fuente: Historia Económica de Cuba, por el Doctor y profesor de Economía de la Universidad de La Habana, Julio Le Riverend, Editorial Pueblo y Educación, 1974.

El mensaje de Máximo Gómez en la última página de su Diario, por Yoel Cordoví Núñez, Granma, 13 de enero de 2020.

Deja aquí tu comentario

El Blog de Tania Díaz castro incentiva la libre expresión

Déjame tu opinión..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Biografía:


Nací en Camajuaní, Villaclara, en 1939. El 30 de abril de 2022 cumplí 83 años. Durante casi sesenta me dediqué al periodismo. Primero en periódicos y revistas, como Hoy, La Tarde, Bohemia, trabajadores, Los CDR, y otros. Estudié seis meses en la universidad de la Habana y lo abandoné para dedicarme a la práctica, por tanto soy autodidacta. Publiqué cuatro libros de poesía con la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y con Linden Ediciones Line Press y ZV Lunáticas. Viajé a Japón en 1972, casada con un japonés, y ahí descubrí que el socialismo y sobre todo el comunismo son un fracaso. En 1987 ingresé al Movimiento de los Derechos Humanos y fuí presidenta del Partido de esa organización, suscribiendo un manuscrito que pedía un Plebiscito a Fidel Castro, por lo que sufrí prisión en dos ocasiones, y fui amenazada con el fusilamiento si continuaba en la misma. Durante más de 20 años pertenecí a la redacción de Cubanet como miembro fundadora y actualmente abro este blog propio, que pongo a disposición de mis queridos lectores

Únete a nuestra lista de correos

Suscríbete al Blog de Tania Díaz Castro

Últimos comentarios:

  1. Roberto Valdés Rodríguez en Artículos

    Es un enorme placer saber de ti y leerte con esa voz directa y clara que siempre has tenido. Un…

  2. Un blog excelente, querida Tania. Gracias por mantenerte en la batalla.

  3. Buenos Dias, me ha alegrado que hayas compartido una vez mas de tanta verdad oculta y irresponsabilidad de tantos de…

  4. Parte de la historia de Cuba, debe ser conservada, divulgada sin omitir una coma. Seria y responsablemente , para que…

  5. Me gustaría felicitarte por tu valentía y capacidad de lucha inquebrantable. Gracias, amiga!


Tania Díaz Castro necesita de tu apoyo para poder seguir escribiendo sobre la realidad cubana afrontando las dificultades de vivir dentro de la isla. Haz aquí tu donación.